El ciclismo sin suelo firme

El ciclismo sin suelo firme

Desde que el hombre empezó a bipedestar no se ha conformado con desplazarse mediante sus propios medios o quizá sí, pero lo que está muy claro es que siempre ha deseado alcanzar mayores velocidades para ir de un sitio a otro.

No solo no se ha conformado con alcanzar la máxima velocidad posible con sus extremidades sino que su capacidad de soñar le ha llevado a intentar conquistar otros medios después de la tierra: el aire y el agua, los tres elementos básicos con los que los antiguos pensaban, juntamente con el fuego, que estaban hechos todos los elementos.

El ingenio del ser humano es capaz de no tener límites y mucho menos cuando el objetivo pertenece a los sueños capaces de realizar con tesón y trabajo. La ingeniería es normalmente la desencadenante de importantes desarrollos en cualquier ámbito de la vida, pero no siempre es así.

A veces la ingeniería ha de dejar paso a la lógica y al método de “prueba y error” pero aun así los resultados obtenidos en ambos casos pueden ser muy similares.

El fin al que quiero llegar con todo este preámbulo no es otro que el de constatar que el ingenio del hombre le permite sobrepasar barreras que muchas veces sólo traspasamos en sueños y que mientras somos capaces de soñar, la persistencia nos puede ayudar a conseguir nuestro objetivo.

Esto es lo que ha llevado a una serie de personas a intentar desplazarse y alcanzar la mayor velocidad en tierra, aire y agua con  aparatos desarrollados con sus propias manos e impulsados por ellos mismos, al más puro estilo “bicicleta”. Algunos no tienen nada que envidiar a los desarrollos más sofisticados de ingeniería, pero la experiencia y el ingenio cuando se unen son capaces de lo mejor.

Vehículos propulsados por humanos

Tierra: Se han desarrollado vehículos tipo bicicleta a los que incluso se les ha añadido un carenado para limitar al máximo la resistencia al avance que genera el aire y optimizar el rendimiento del pedaleo de la persona que lo lleva. Estos vehículos llegan a alcanzar grandes velocidades y como muestra aquí os dejo unas fotos y un vídeo.

Aire: El hombre no se ha limitado solo a intentar desplazarse rápido sin motor sólo por tierra sino que otro de los espacios que ha ansiado siempre dominar es el aéreo. No sé cómo fueron empezaron los hermanos Wright sus primeros diseños pero sí sé que actualmente hay vehículos capaces de surcar los aires propulsados solamente por las extremidades del hombre.

Agua: Por supuesto uno de los medios que no iba a dejar de conquistar el ingenio del hombre era el acuático. Parece mentira que uno pueda realizar ciclismo sobre el agua pero la verdad es que no es exactamente eso sino más bien una adaptación de la propulsión de una embarcación para que sea el propio ser humano el que maneje y propulse el medio de transporte. A muchos se nos pasará por la cabeza las balsas que tan populares se hicieron hace unos años atrás denominadas “patinetes” y que se alquilaban y te permitían dar un paseo por la costa pedaleando, pues nada más lejos que eso…o sí?